miércoles, 11 de febrero de 2009

En Escalada, tallarines al pesto

LA CLAVE: El momento que cambió de lleno el trámite fue sin dudas el segundo gol de Talleres, convertido por Fernando Pérez ni bien comenzaba la segunda etapa. Luego fue todo más fácil para los locales, desplegando su mejor fútbol y llegando a ser un ¨pesto¨ increíble, como dicen en el barrio, con una tremenda eficacia y justificando el resultado abultado a su favor.
QUE HICIERON:
Talleres: Trató en todo momento de poner la pelota contra el piso y dársela a sus jugadores de mejor manejo, como Colavini, Cogrossi, Fernando Pérez y Zagharian; para que se hicieran dueños de ella y crearan acciones de peligro frente al arco rival. En la primera mitad tuvo más llegadas que buen juego, y gracias al desmedido tiempo adicionado por el juez Bermúdez, se pudo ir al descanso con un empate que hasta ahí parecía negársele. Ya en la segunda mitad se pudo apreciar la mejor versión de Talleres desde que el ¨Negro¨ Rodríguez tomó las riendas, con un Collavini inspiradísimo, asociandose por la derecha con el Pela Ferreyra y llevándose por delante todo lo que había a su paso. Demostró en todo momento ser superior a su rival, y sobre todo logró que su goleador (Fuentes) convirtiera y esté preciso con la pelota en los pies.
Central Córdoba: Lamentable actuación de los rosarinos, que en líneas generales no tuvieron nada para destacar. Su veteranísimo volante central, Priotti, venía desarrollando una buena actuación, pero la arruinó con una expulsión infantil tras un golpe desmedido a Zagharian. En la primera mitad intentaba manejar la pelota con Marinozzi y Del Mastro en la creaciópn, pero ambos estuvieron bajos futbolísticamente. La ventaja parcial que le dio Basso parecía inclinar la cancha hacia Córdoba, pero los locales jamás dejaron de atacar, y casi por decantación llegaron a la igualdad y posteriormente a golearlo con baile incluido. Se presenta un panorama negro para el Charrúa, ya que no suma ni de local ni de visita, su nuevo entrenador no le encuentra el funcionamiento al equipo, y no posee mucho material para salir de esta situación.
EL PANTALLAZO: La parcialidad de Escalada metió un lindo marco, con mil hinchas en todos los sectores, que alentaron y disfrutaron con la labor de sus jugadores. La banda en particular dio un aliento constante durante todo el cotejo, y colgó 15 tirantes, 2 cruzadas y aportó la percusión característica. En la segunda parte mejor clima, influyó la labor del equipo, y los goles que llegaban uno atrás del otro. La canción que más se oyó ¨Rojo locura, que tenemos aguante no hay duda / Rojo te quiero antes de ser de Lomas yo me muero¨. Con el final el ¨Soy Talleres¨ hizo erizar la piel. 40 trapos de alambre como ¨Los pibes de Clotilde¨ o ¨Mas vino que asado....y Talleres¨.
INFORME: Andrés Luzardo.